martes, 29 de abril de 2008

MONSEÑOR ROMERO PASÓ POR VENEZUELA

El pasado 24 de Marzo celebramos 28 años de la Pascua de Oscar Anulfo Romero, San Romero de América. Y cada día es más cierto aquello que profetizó "Si me matan, resucitaré en el pueblo salvadoreño" Soy testigo de que este santo profeta ha resucitado en los compañeros sacerdotes salvadoreños Rutilio Sánchez –P. Tilo-, Antonio Confesor, Reynaldo Lira y Gilberto Robles. Al escucharles en la defensa de su pueblo, encontramos semejanzas con las palabras de Romero, porque es la misma pasión por el pueblo la que mueve sus vidas. Después de haber vivido en la parroquia San Buenaventura, Octavio les abrió las puertas del CEMS y dedicaron los tres últimos días a participar en distintos programas en Caracas. Un hecho que marca un hito, que es histórico, es la intervención del P. Tilo en el foro del pueblo, la Asamblea Nacional. El día jueves 24, a las 1.45 p.m. se dirigió a los asambleístas y presentó a Monseñor Romero como Prócer Latinoamericano, que dio la vida para que ese pueblo resucite, hablando en nombre de los miles de masacrados de los pueblos olvidados, en solidaridad con el Presidente Fernando Lugo que en su diócesis de San Pedro, la más pobre del país, hizo su opción pastoral por ese mismo pueblo trabajando con las Comunidades eclesiales de Base (CEBs), y confesando que uno de sus centros de aprendizaje había sido Riobamba con los indígenas y Monseñor Proaño en aquellos años de vivencia con los pobres del Chimborazo. Tilo agradeció al hermano Presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, toda la vida que estaba enviando a Centroamérica, vida y material energético, vida y solidaridad, vida y revolución para transformar las viejas estructuras del individualismo liberal. La voz de Tilo tenía toda la credibilidad cuando presentaba los caminos de la Patria Grande soñados en espiritualidad de Romero y en acción de Frentes de Liberación. La Ciudadana, Presidenta de la Asamblea, Cilia Flores, agradeció sinceramente la presencia de estos sacerdotes, camaradas salvadoreños, que habían llegado acompañados del P. Matías. Los diputados y diputadas estuvieron cercanos, muy solidarios y se les sentía impresionados con la intervención de Tilo. Y punto y aparte de atención y cercanía dos personas: El Chino José Gegorio y Perales. Un ejemplo de acogida y solidaridad, hombres de una sensibilidad exquisita, atentos a cualquier detalle y necesidad. Creo que tienen el verdadero perfil del revolucionario: conjugar la sensibilidad y la atención con el compromiso radical. Por eso cuando alguien llega a San Buenaventura nos tenemos que esmerar en ser unos buenos anfitriones y siempre dispuestos a estar atentos. Sin olvidar que el don de la hospitalidad es un regalo que Dios da a quien quiere y cuando él quiere. Siguiendo con los hermanos salvadoreños en Caracas y en el tiempo que les acompañé; comenzamos con un encuentro de amistad y fraternidad con los ·compadres” en el PH de Jesús Salvador, fortaleciéndonos con el equipo de la Fraternidad de Carlos de Foucauld, recién estrenándose en Petare; intervención en el programa “Dando y Dando” con Aristóbulo y en la noche una celebración abierta al diálogo y al compartir con la buena y querida gente de Petare. Volver a la parroquia Sagrado Corazón ha sido una inmensa alegría. Fueron muchos años compartiendo y vivimos tiempos de vida intensa. Volví a encontrarme con los hermanos y hermanas de los “Círculos Bolivarianos Matías Camuñas”, con los que voy a mantener comunicación por su generosidad y trabajo a favor de la comunidad. Pude ver lo que están haciendo en el consejo comunal de la Zona 10, la representación teatral de los niños de la biblioteca Monseñor Romero de la parroquia y el ambiente de la asamblea con los hermanos salvadoreños no pudo ser más fraternal y gozoso. Se entrevistaron con Monseñor Mario Moronta –desde el principio mostró gran interés en conocerlos y saludarlos-Mario es amigo del Obispo guatemalteco Ramazzini al que llamó por teléfono cuando supo las amenazas que había tenido. Estos hermanos salvadoreños fueron a visitarle hasta su diócesis de San Marcos, a manifestarle su solidaridad. Y saludaron también a Mariano Parra, obispo de Ciudad Guayana, de cumpleaños el día 25, y al que le reconocieron que todos los años está presente en la marcha que las CEBs celebramos en San Félix con motivo del aniversario de Monseñor Romero. Los señores obispos estaban reunidos en Montalbán en Asamblea extraordinaria. En la plaza Bolívar fue el acto junto con Ecuvives de oración ecuménica y solidaria con Bolivia, donde Tilo, Antonio, Reynaldo y Gilberto dieron testimonio de fe y coraje por un pueblo maltratado. El Salvador anda de Resurrección y en Marzo del 2009 será realidad con Mauricio Funes, hombre querido por las bases del pueblo y presentado por el Frente.

Los hermanos salvadoreños en Guayana. Relato algunos de sus pasos. Conocieron y vivieron personalmente la experiencia de la Juramentación de los delegados del Consejo Comunal de El Roble. En la celebración de la Eucaristía en el barrio, Dalia Pernía, esposa del Dr. Fermín, coordinadora del equipo electoral, tomó la palabra, e invitó a situarse junto al altar a más de 20 voceros y voceras del Consejo Comunal y ante la presencia de la comunidad se procedió a tomarles juramento, todos ellos se colocaron la mano derecha en el pecho sobre el corazón y con la mano izquierda alzada hicieron el siguiente juramento: “Juro por el Dios de mis padres, juro por mi honor, juro por la Patria, y juro delante de ustedes, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma hasta que haya consolidado la integración de mi comunidad en miras a lograr mejorar la calidad de vida de sus habitantes” Hacía tiempo que no vivía una celebración con tanta solemnidad y significado. Palabras del Libertador, allá en el Monte Sacro. Fue el 19 de Abril cuando en el ofrecimiento de nuestras vidas al Señor Jesús, nos uníamos a Carlos de Foucauld –hay varias personas electas del consejo comunal que son de la comunidad cristiana de base Monseñor Romero y de la Fraternidad, viviendo el poder popular con vocación de servicio.

Los hermanos sacerdotes vivieron estas experiencias. Venezuela es una buena nueva de esperanza, de utopía hecha realidad, es un camino abierto que convoca a la organización, a darnos la mano, a juntar fuerzas, a vivir en comunidad. Por eso es que se llevan el corazón lleno de nombres y de proyectos, de posibilidades, de solidaridad. Una vez más Jorge Yánez estuvo a la orden y pudimos dar un paseo en los ríos, allá cuando se juntan y no se unen el Orinoco padre y el crecido Caroní, llegamos a los pies del salto La Llovizna, en la playa del río manso, a los rápidos del Cachamay. El paseo en el Catamarán es una nota. Tuvimos varios encuentros con las comunidades, con los sacerdotes de la zona –un almuerzo exquisito preparó el hermano Jesús Oviedo para unas 15 personas, fueron días de sancochos de rabo, de cruzado, parrillitas y varios foros: en el ICA con la aldea Cecilio Acosta y los alumnos de la Misión Sucre, programas de radio, celebraciones de la Eucaristía en el barrio y en los sectores, encuentro interesante con José Tomás y Clemente Scotto, largo programa grabado con Céfiro y Venturini.

Ha sido una visita llena de significado. Los cuatro sacerdotes están viviendo un momento difícil en su vida pastoral y en el momento político de su país. Difícil pero emocionante. El gobierno de Arena se volteó contra los pobres de El Salvador y es la voz de su amo. El imperio que tiene rostro de multinacional minera –esa que amenaza de muerte a Monseñor Ramazzini-y de represa para sacar a miles de campesinos. El P. Antonio Confesor se ha puesto delante de la maquinaria decidida a seguir con el programa de muerte y la está enfrentando. Son proyectos de muerte los que impone ese gobierno lacayo del Norte. La moneda es el dólar. Y El Salvador vive del sufrimiento de sus hijos dispersos en USA, llegados por los caminos mojados y que son los que envían a su pueblo 3 millones de dólares diarios. Estos sacerdotes están bien claros que, hoy su opción es pastoral, son pastores, pero es también política. Ellos se reúnen con Tilo y otros compañeros y saben quién es el enemigo del pueblo, han descifrado sus estrategias y las están enfrentando con ayunos, vigilias, con asambleas populares, marchas, protestas de mil formas. Es la semilla sembrada por Romero de América. Estos sacerdotes se van de Venezuela con nuevas herramientas políticas, alimentados por la solidaridad de los amigos y hermanos y con el compartir de un pueblo organizado. Cargaron las baterías, decía Tilo. Saben que no están solos y por supuesto que vamos a redoblar desde nuestra Venezuela levantada en organización profética esa solidaridad y cercanía. No están solos, estamos nosotros que somos muchos, somos un millón. El encuentro con el Sr. Alcalde fue político en el mejor sentido de la palabra. Los sacerdotes serán enlace con la alcaldesa de San Salvador para impulsar más proyectos de cooperación e intercambio. El 4º Encuentro Nacional de las CEBs que tendrá lugar en Ciudad Guayana los días 8, 9 y 10 de Agosto es una oportunidad cercana. Fue un diálogo rico en comunicación, con mucho interés por ambas partes, con grandes iniciativas del Sr. Alcalde y con la seguridad de que se va a concretar en una realidad que favorezca a nuestros pueblos.

Cuando un amigo se va…nos deja un vacío en el alma. Son cuatro vacíos…cuando hemos sentido que Romero pasó por nuestras vidas en estos hermanos salvadoreños. Reconociendo la solidaridad de la Cancillería, al responsabilizarse de los pasajes de estos hermanos, ya mismo estamos en pie de organización y con Miguel González, desde la embajada de Venezuela en Nicaragua se nos confirma que uno de los vuelos de la Misión Milagro podrá transportar hermanos y hermanas de Centroamérica para participar en el Encuentro de Comunidades Eclesiales de Base. Como decía el Papa Pío XII, “la política es la expresión más sublime del amor” Compartir, intercambiar, aprender del otro, tender la mano, abrir el corazón, y fajarse sin titubeos en la lucha por la justicia en favor de los inocentes de la tierra, por la Patria grande.

Hasta siempre, hermanos.

Matías Camuñas.
Parroquia San Buenaventura. 27.04.08, día de júbilo en el pueblo y la Iglesia venezolana, por la beatificación de la M. Candelaria, hermana de los enfermos.

1 comentario:

marvin c. dijo...

hola mi nombre es marvin c.
yo conosco al padre antonio confesor un sacerdote que como el son pocos los que hay porque el si dice la verdad porque el grita las injusticias del gobierno basandose en el Evangelio y estoy de acuerdo con muchos que asi como en el (p.antonio confesor) en algotr@s personas tambien Mons,Romero ha resucitado y espero resucite en todos nosotros para ponerle un alto a tanta injusticia que hay en nuestros paices companeros cristo era manso no menso y nosotros estamos supuestos a ser como el yo quizas sea tonto pero no tanto para seguir aguantando tantas cosas... no se ustedes companeros.

IGLESIA HOY - MAYO 2009

NOVEDADES DE H2O NEWS